De entre los cientos de despachos de contadores, hay una cualidad que distingue a D&C Contadores: su vocación de servicio. “Estamos aquí para ayudar, esa es nuestra misión. Tratamos a los clientes con el mismo respeto y esmero sin importar si van empezando o si llevan años con su negocio”, dice Monserrat Domínguez, contadora por el Instituto Politécnico Nacional, en entrevista para Empoderarte.

 

Socia fundadora de D&C Contadores, Monserrat Domínguez Serratos es contadora por el Instituto Politécnico Nacional.

 

Practicante de la filosofía espiritual Ho’oponopono, para Monserrat una buena administración es básica para hacer crecer tu negocio. “En estos años me he dado cuenta que muchas veces el mismo emprendedor no le da el lugar que se merece a su negocio, como que no dimensiona hasta dónde podría llegar. Yo, que creo en la ley de atracción, lo veo al revés.

«Si lo que piensas es ‘no necesito un contador porque mi negocio solamente me genera $1,000 pesos al mes’, eso vas a seguir atrayendo. ¿Qué pasaría si empiezas a tratar a tu emprendimiento como un GRAN negocio? En eso se va a convertir. Y eso es lo que busco transmitirles a mis clientes: aunque vayas empezando, ¡no menosprecies tu idea, tu trabajo, tu negocio! Por muy pequeño que sea ahorita, dale su lugar; trátalo desde ya como una gran empresa, con esa seriedad, con esa dignidad, con ese agradecimiento”.

Aunado a esta mentalidad de abundancia y merecimiento, la contadora hace especial énfasis en lo fácil que resulta administrar un negocio correctamente desde el inicio vs arreglar malas practicas del pasado, lo que además de penado, suele salir caro. “Si haces lo correcto desde el principio será más fácil mantener siempre una buena administración, que puede adaptarse conforme vayas creciendo sin nunca meterte en problemas. Nosotros para eso estamos aquí: para ayudarte con el proceso administrativo a fin de que tú te dediques –tranquilamente– a aquello que te apasiona. Todo lo de Hacienda déjalo en nuestras manos, quítate ese peso de encima, tú dedícate a lo que sabes hacer perfectamente bien”.

 

Aunque muchos de sus compañeros anhelaban trabajar en grandes despachos, Monse sabía que lo suyo era ser su propia jefa. “Eso de trabajar de sol a sol y que tu trabajo no sea reconocido nunca fue lo mío”, admite la contadora.

JUVENTUD, ¿DISCRIMINADO TESORO?

Aunque muchas consideramos afortunado el hecho de que nos calculen menos edad, para Monse y sus socios rondar en los 30 (años) ha sido mayormente un obstáculo. “Cuando hace un tiempo buscamos hacer alianzas con despachos de abogados laborales, nos cerraron las puertas porque nos vieron chiquitos y creyeron que nos faltaba experiencia. ¡Fue frustrante! Teníamos 6 clientes y yo lloraba, hasta que poco a poco nos fuimos haciendo de más; ahora atendemos a 40, ¡pero queremos más!”, expresa Monse con la sonrisa de una profesionista que visualiza el alcance y el valor de sus servicios.

“Fue a partir de estas experiencias, triunfos y fracasos, que decidimos darle un giro a nuestra empresa y enfocarla en los emprendedores; es nuestra manera de decir ‘aunque seas un negocio que va iniciando, ¡tienes cabida en mi despacho!, y ten por seguro que te voy a tratar igual que a un cliente que tiene más años con su empresa, con la misma dedicación y atención’», añade la profesionista.

“Como a nosotros se nos han cerrado las puertas porque nos vemos jóvenes, dijimos ‘vamos a ayudar a los que van empezando’, porque es muy feo que no tengas cabida en ninguna parte”.

En caso de ser Persona Física, además de las declaraciones bimestrales, D&C Contadores puede ayudarte con la declaración anual. En caso de estar dada de alta como Persona Moral pueden apoyarte con el cálculo de nómina, altas y bajas en el IMSS y devoluciones de impuestos, entre otras tareas contables.

“Lo mejor de todo es que, a partir de los cambios que hizo Hacienda, nos olvidamos del papel. Ahora todo es vía internet, lo que nos permite atender clientes en diferentes localidades”, expresa la directora general del despacho, que entre su cartera cuenta con clientes en Mérida, Pachuca y Puebla, por mencionar algunas ciudades.

 

A los 28 años decidió fundar su propio despacho junto con sus socios.

EVASIÓN NO, ESTRATEGIA SÍ

Es el deseo de convertir a México en un país honesto la razón por la que Monse y sus socios dicen ‘no’ a la evasión fiscal, ‘sí’ a una buena estrategia que te ayude a pagar la menor cantidad de impuestos posible. Porque si bien es cierto que todos tenemos la obligación de contribuir, hay maneras de hacer lo correcto sin pagar tanto. “Tenemos muy clara la filosofía de que, si queremos cambiar nuestro país, hay que empezar por uno mismo”.

“Ahora bien”, agrega la contadora, “también tenemos claro que queremos ayudar al emprendedor, por lo que siempre vamos a buscar una alternativa fiscal que nos ayude a pagar la menor cantidad de impuestos posible, pero siempre en el marco de la ley. En síntesis: evasión no, estrategia fiscal y legal sí. Por eso decimos que el contador es como tu médico, porque te diagnostica y te receta según tu caso muy específico”.

Y es justamente con esta visión del médico que D&C Contadores ofrece la primera asesoría sin costo. “La cita de diagnóstico no la cobramos porque lo que queremos ver es si nosotros somos la mejor opción para ayudarte. En caso de que sí, y nos contrates, para nosotros es muy importante que siempre sientas que tu contabilidad y asesoría fiscal es la correcta, por lo que todas las consultas y asesorías que se presenten en el camino van por nuestra cuenta, esas jamás las cobramos”.

Para más información, escribe a mds@dycconsultores.com.mx o llama al (55) 4774 4895