Desarrollar las habilidades necesarias para triunfar no siempre es un trabajo fácil, pero sin duda sí uno que reditúa, tanto a nivel profesional como personal.

Y cuando pareciera que las traemos por naturaleza (es decir, cuando no sabemos que sabemos), cuando estamos alertas sobre cuáles hay que pulir (cuando sabemos que no sabemos) y cuando estamos conscientes de cuáles ya dominamos (sabemos que sabemos) es una be-lle-za, ¿pero qué pasa cuando no sabemos que no sabemos? ¡¡Hay que llamar a una experta!! En este caso, a Karla Gallardo.

Karla Gallardo es fundadora y directora general de Key Transformación Personal, cuya misión es, como bien dice su nombre, ofrecernos las llaves o herramientas necesarias para triunfar en la vida laboral, sea como #godínez o como emprendendora.

¿Trabajar sola? ¡Ni de broma! Karla contrata personal dependiendo de las necesidades de cada proyecto.

“Fundé Key Transformación Personal en 2014 y poco a poco he ido afinando las cinco áreas que la componen, que actualmente son: 1) Construcción Interna, 2), Preparación Laboral, 3) Plan de Vida, 4) Proyección Profesional y 5) Servicio al Cliente. Todas aplican tanto para empresas como para emprendedores a excepción de la quinta, que únicamente la ofrezco en el segundo caso, o bien, cuando alguien de la empresa –llámese un director, gerente, jefe de área, vocero o colaborador– solicita sesiones one-to-one”, explica Karla.

¿Qué se puede aprender al contratar los servicios de Key Transformación Personal?

  • Desarrollo personal
  • Resolución de conflictos
  • Control de estrés
  • Manejo de frustración
  • Comunicación asertiva
  • Comunicación empresarial
  • Trabajo en equipo
  • Inteligencia emocional
  • Marca personal
  • Hablar en público
  • Liderazgo y tipos de empleados
  • Habilidades gerenciales
  • Ambiente organizacional

“A las empresas les ayudo en el tema de capacitación y desarrollo humano… Por ejemplo, los talleres de inteligencia emocional los impartimos no sólo son para que la gente se sienta bien o más contenta, sino para que se sepa relacionar mejor tanto con sus superiores y sus compañeros como con sus clientes y proveedores. Al final el enfoque se hace en las ventas y el servicio al cliente”.

PARA CONOCER(TE) MEJOR

Psicóloga por la UNAM, Karla ha estudiado dos maestrías, una en Terapia Familiar Sistémica y otra en Imagen Pública. “Soy súper ñoña”, admite la emprendedora. “Desde que que me gradué (hace más de una década), yo creo que no han pasado más de seis meses en los que no estudie nada; siempre me estoy capacitando, cursando diplomados o haciendo certificaciones. Trato de estar lo más actualizada posible en los temas que me competen”.

¿Qué problemas soluciona cada área?
Karla Gallardo nos los explica:

1) CONSTRUCCIÓN INTERNA

Temas de autoestima, lealtad empresarial, empleados tóxicos, chismes, falta de confianza, trabajo en equipo, autopercepción, inseguridad personal.

2) PREPARACIÓN LABORAL

Mala imagen, juntas aburridas, no saber hablar, procrastinación, mala imagen de la marca, miedo a hablar en público, uso indebido del lenguaje corporal, dispersión de la audiencia.

3) PLAN DE VIDA

FODA (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades, Amenazas), saturación laboral, agotamiento (burn out), manejo de emociones, falta de empoderamiento, manejo de presión, bloqueo laboral, desarrollo integral.

4) PROYECCIÓN PROFESIONAL

Abstencionismo, empleados insatisfechos, deslealtad laboral, falta de empatía, enojo general con la empresa, falta de motivación, estancamiento personal y laboral, falta de entusiasmo.

5) SERVICIO AL CLIENTE

Mal trato al público, mala actitud, quejas constantes de clientes, desvalorización de la marca, disminución de ventas, descuido de imagen, incapacidad de resolver, bloqueo ante crisis.

“En realidad hago ‘personal branding’, sólo que en México creemos que el término únicamente abarca la imagen física o la construcción de imagen en medios digitales… y no, ¡es mucho más!”.

Aunque admira y respeta a la gente que se dedica al multinivel, aclara que no es su nicho de mercado.

DE GOBIERNO A INICIATIVA PRIVADA

Karla Gallardo tuvo la fortuna de saber, desde muy chica, a qué se quería dedicar: investigar crímenes. Esto la llevo a estudiar Derecho y Psicología al mismo tiempo, objetivo que replanteó para enfocarse únicamente en la segunda carrera.

Al graduarse tocó las puertas de la PGR, donde después de insistir, estuvo cuatro meses haciendo sus prácticas profesionales, tiempo tras el cual le dieron una plaza. “Empecé en una fiscalía que se llamaba FEVIM, especializada en mujeres víctimas de violencia. No me encantaba la idea, pero acepté, ¡¡era PGR!!”, nos platica entusiasmada.

Debido a un diplomado de explotación infantil y trata de personas que cursó en la Ibero, la promovieron rápidamente, pues la dependencia cambió su nombre de FEVIM a FEVIMTRA, Fiscalía Especial para los Delitos de Violencia Contra las Mujeres y Trata de Personas.

Con el brinco a PGJ y un retorno a PGR dos años y medio después, Karla logró ser –antes de los 28 años– primero subdirectora y luego directora de un área donde tenía casi 150 personas a su cargo. “Fue algo muy padre en términos de aprendizaje, pero vi mi suerte en todos los sentidos. Cuando renuncié me fui a trabajar al gobierno de Puebla, ¡y también! Me faltaba mucho colmillo en términos de ‘gente mala’; yo creía que era la que uno detenía y descubrí que también era con la que trabajaba”.

“Cuando eres joven te falta colmillo y ese sólo te lo da la edad, la experiencia; nadie te prepara para las mentiras o las traiciones. Aprendes a guamazos”.

Aunque también es coach, elige no utilizar el término debido a lo mal empleado que ha sido por muchos en los últimos años.

1 + 1 = KEY

Cansada del ambiente de Gobierno y aconsejada por sus amigas, Karla decidió crear su propia empresa, pues se dio cuenta que muchas habilidades adquiridas en las instancias policiacas tenían que ver con preparar a la gente para que lograra sus metas en el ámbito corporativo.

“Nunca dejé de dar terapia, pero fue en la maestría de Imagen Pública que me di cuenta que había un montón de cosas de criminología que, si le quitabas el término, eran funcionales para la vida laboral. Es decir, yo era experta en entrevistas a profundidad, análisis de personal, hablar en público, comunicación verbal y no verbal, desarrollo de storytelling, entre otras cosas, así que empecé a desarrollar la idea y poco a poco, con la ayuda de amigas y contactos, logré dar mis primeras capacitaciones a empresas y emprendedores”.

Hablando de sesiones individuales, quizá te preguntes: ¿en cuánto tiempo puedo ver resultados después de trabajar con Karla? La respuesta es tan rápido como en una sesión, pues todo depende de tu entusiasmo y urgencia para pasar al siguiente nivel.

“En promedio con un emprendedor me tardo cinco sesiones, él/ella decide si son cada semana o cada mes. Yo soy muy buena para dar seguimiento, pero muy mala para obligar. Si veo que no hay avance muchas veces prefiero cerrar porque tal vez no es el momento, ¡y se vale! Cuando sea, yo estaré ahí esperándote con muchas ganas de ayudarte a llevar tu emprendimiento lo más alto que puedas”, concluye nuestra entrevistada.

“Mi target es cualquier persona que quiera profesionalizarse. Yo lo que hago es guiar, orientar… pero al final el trabajo lo hace cada quien al ritmo que cada quien quiera”.