Estudió Educación Física en la Universidad de Futbol y Ciencias del Deporte de Pachuca, pero en 2008 –gracias al libro El Poder del PensamientoAlessandra Ortiz se dio cuenta que la verdadera fortaleza de las personas no está en el cuerpo, sino en la mente.

Asociada de Empoderarte Comunidad, Alessandra cambió el Power Plate (una especie de plataforma para hacer ejercicio) por el Método Walter de Aplicación Mental, un diplomado que terminó en cuatro años y que está avalado tanto por la SEP (Secretaría de Educación Pública) como por la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura por sus siglas en inglés).

“Trabajo mucho con deportistas un programa que bauticé como ‘Mentalidad ganadora, Fortaleza mental’; tengo ya varios casos de éxito, entre ellos, Teté Hernández, ex futbolista canterano de los Tuzos, y el nadador Anwar Moreno, quien radica en Australia desde hace unos años”, nos platica Ale en entrevista. “También trabajo con empresarios y con personas que buscan mejorar su desempeño en general; las sesiones pueden ser presenciales o por Skype”.

Cuando trabaja con atletas, Alessandra involucra también a los entrenadores y a los padres de familia. Foto: Cortesía.

DE LO FÍSICO A LO MENTAL

Después de terminar una especialidad en Alto Rendimiento en Pachuca, Alessandra trabajó en el Power Plate de la Condesa. “Un día que no había mucho movimiento, en un estante del lugar vi un libro que se llamaba El Poder del Pensamiento, de Coco del Río y Juan del Río Huidobro. Me lo llevé el fin de semana y mi vida, literalmente, cambió. Me enamoré del método y así fue como empecé a estudiarlo”.

Walter es un método de autodescubrimiento, es decir, el maestro sólo funge como guía en el camino para descubrir tu misión. Algunas personas entran por salud, otras por temas de dinero y algunas más por cuestiones de tristeza o soledad, o bien, la pérdida de la juventud. Pero todas, cuando hacen el trabajo mental, es muy posible que lleguen a sanarse. En cuanto a la edad, se dan cuenta que sólo un número, en realidad no importa tanto cuántos años tenemos, sino cómo nos sentimos”, dice Ale.

En los niños el trabajo es más rápido porque no tienen arraigadas tantas creencias limitantes. Foto: BottomLayerCZ0 para Pixabay.

RACIONALIZANDO EL ÉXITO

Si tuviéramos que puntualizar la diferencia entre este método y la Ley de Atracción (que tanto se ha promovido con El Secreto), tendríamos que decir que la clave es el proceso de razonamiento.

“Decretar no requiere razonamiento, simplemente se expresa el deseo. Aquí no. En este sistema, sí, está bien querer abundancia, pero además hay que desear que llegue por canales buenos, correctos, honestos. Hay dos métodos: uno para el logro de metas y objetivos, y otro para la eliminación y corrección de errores”, ahonda nuestra asociada, quien ha entrenado a numerosas personalidades, entre ellas, el diseñador Ricardo Seco, la actriz Mónica Huarte, los actores Alberto Guerra y Aarón Díaz, y los deportistas Teté Hernández y Anwar Moreno.

La persona tiene que preguntarse para qué quiere lo que quiere. No es desear por desear, hay que cuestionarse. Hay que sacar mínimo 10 razones para aquello que se desea. La respuesta última es tu misión de vida. Se requiere de mucha deducción, mucho razonamiento. Este proceso lo que hace es darte claridad, y la claridad te ayuda a lograr tus metas más rápido, con certeza, confianza y convicción”, agrega la coach, quien sugiere entre 6 y 12 sesiones para experimentar los cambios.

EL SOL SALE PARA TODOS. Para Alessandra es mejor ni siquiera ver el jardín del vecino… “Pero bueno, si te vas a comparar, mejor inspírate, respeta y admira; no envidies”. Foto: FotografieLink para Pixabay.

EL PODER DE LA VISUALIZACIÓN

Tips de Alessandra para las emprendedoras de la Comunidad:

1) Una vez que tengas tu meta clara y específica, no te muevas de ahí. Sé persistente.

2) Pregúntate al menos 10 veces para qué quieres lo que quieres. Aplica el razonamiento.

3) Visualiza con lujo de detalles lo que quieres para que sea más fácil de materializar.  

“Puedes hacer una tabla que en la primera columna diga lo que te pasa, en la segunda columna cómo te hace sentir (eso que te pasa) y en la tercera lo que idealmente ocurriría. Al final te quedas con lo último nada más, porque ese es el objetivo, la meta. Cuando lo tienes claro puedes trazar los pasos hacia atrás para delinear tu deseo”.

Foto: Ryan McGuire para Pixabay.

Si te llama la atención el método, siéntete libre de escribirle a Alessandra al correo alelight1983@gmail.com o a través de sus redes sociales.